in

Venezolanos en Quito dicen que aquí no saben hacer paros

«¿Paro?, marico, lo que los transportistas hicieron aquí fue coba de carajitos» comentó Dheyner G, ingeniero petrolero venezolano con doctorado en termodinámica y gastronomía nuclear, radicado hace tres meses en Quito y que ahora vende empanadas en una de las calles más transitadas de la capital ecuatoriana.
«Chamo, lo que tú tienes que entender es que los transportistas solo quisieron hecharse las bolas al hombro, pero como ese alcalde tuyo es un jala bola no pasó es nada y todos esos políticos marico nos dejan el pelero a nosotros que nos toca hecharle pichón» comentó Daniel O, otro venezolano que se unió a la conversación y que nuestro pasante prefirió no hacerle preguntas para evitar escuchar «bolas», «pelero» y «pichón» en una misma conversación.
Después de cerca de media hora de estar escuchando sobre la crisis en Venezuela, los chavistas, el precio del bolívar y cuál es el mejor queso para hacer empanadas, o al menos eso fue lo poco que nuestro pasante entendió, se despidieron y le invitaron a «hecharse unos palos» a lo que nuestro pasante como todo un joven de bien respondió que tiene novia y no le gusta la idea de pagar por eso, a lo que los venezolanos prefirieron alejarse lentamente y con cara de indignación.

Te podría gustar